Buscar

sábado, 18 de febrero de 2012

Secretaría   de   Comunicación

Pasados unos días desde la entrada en vigor en el B.O.E. del "Real Decreto Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral", nos encontramos con infinidad de publicaciones, argumentando las “bondades” de la nueva reforma laboral y sus consecuencias, con puntos de vista muy diferentes si se miran desde el lado empresarial o del trabajador.

Vamos a intentar resumir, en muy pocas palabras, todo lo que se ha escrito y manifestado de esta nueva reforma laboral, sobre todo en Negociación Colectiva y Descuelgue de Convenios, Flexibilidad y Distribución de Jornada Laboral, Contratación y Despidos.
Al final de esta publicación podéis encontrar enlaces a documentos más extensos y genéricos para consulta. Esperamos os sirvan para sacar vuestras propias conclusiones.

 · En materia de Negociación Colectiva desequilibra las relaciones laborales, debilitando el poder sindical en las empresas y el de sus trabajadores, incluso pasando por encima del acuerdo por el empleo y la negociación colectiva que firmaron patronal y sindicatos el 25 de Enero 2012, debilitando el paraguas de los convenios sectoriales, y dando prioridad a los convenios o acuerdos de empresa. Esto dificulta la negociación en pequeñas y medianas empresas, pues los trabajadores deberán luchar sus condiciones de trabajo frente al empresario, con las dificultades que eso conlleva.

· Siguiendo con el hilo de la negociación colectiva, se limita la ultraactividad a dos años de los convenios, lo que significa que si no se negocia en este tiempo, partimos otra vez de cero (Estatuto de los Trabajadores y Salario Mínimo Interprofesional), salvo pacto en contrario de las partes. Además, esta nueva reforma facilita que las empresas se descuelguen de convenio colectivo, y no lo apliquen  en la totalidad de su contenido.

· Las medidas que adopta la nueva reforma laboral para contratar y despedir traerán una mayor rotación y, seguramente, menos estabilidad en el empleo. El periodo de prueba aumenta a un año, los contratos de formación son precarios y la nueva reforma otorga más herramientas para que el despido resulte más fácil y barato, pues amplia las causas de despido procedente. Los ERE no necesitaran de la autoridad laboral para llevarse a cabo por las empresas. Los contratos a tiempo parcial hasta el momento no podían realizar horas extras, pero ahora también lo acepta la nueva reforma. En este apartado aparecen de nuevo las E.T.T. (Empresas de Trabajo Temporal), y eso significa temporalidad y precariedad.

· La nueva normativa apuesta por la flexibilidad impuesta desde la empresa, llamada Modificación Sustancial de las Condiciones de Trabajo, que incluye, entre otras, la modificación de la  jornada laboral, la movilidad funcional e incluso los recortes salariales, y si el trabajador no está conforme, debe recurrir vía judicial a la reclamación o el despido con 20 días y 12 mensualidades.

ENLACES A DOCUMENTOS DE INTERES